El arte une a Costa Rica y Chile
24 marzo, 2017

Quizá ustedes al igual que yo, han tenido experiencias muy positivas con conocidos o amigos de Ecuador: agradables, cultos, trabajadores, amables y luchadores.

Hoy este pueblo se encuentra dividido luego de las votaciones de este domingo, para escoger el próximo gobierno.

Han tenido un mismo presidente durante diez años. Rafael Correa, cuyo principal logro ha sido sacar a un millón de personas de la pobreza, es un abanderado del ala izquierdista de América Latina. Su esperanza era que el candidato de su partido y quien también fue su vicepresidente, Lenin Moreno, lo reemplazara.

Doscientos veinte mil votos, un dos por ciento, fueron suficientes para que Moreno le ganara al opositor Guillermo Lasso.

El Consejo Nacional Electoral así lo determinó.

Inmediatamente Lasso, calificó el proceso como fraudulento y miembros de su partido han salido públicamente a denunciar inconsistencias. En las calles se registran disturbios, enojo y manifestaciones.

Hay varias razones por las que Lasso exige un nuevo conteo de votos.

La primera de ellas, es que tres de cuatro empresas encuestadoras habían revelado una ventaja para el opositor de hasta seis puntos.

La segunda es que cinco miembros del Consejo son militantes del Partido de Gobierno.

La tercera, es que el Consejo Electoral había dicho que tardarían cuatro días para emitir resultados oficiales.

Lasso además calificó como una extrema irregularidad que este domingo, en un inicio fueron anunciados los resultados con el 20 por ciento de los votos escrutados. Luego el sitio digital del Consejo Electoral desapareció de su página. Veinte minutos después aparecieron los resultados con el 90 por ciento de los votos.

Por su parte la organización Participación Ciudadana, asegura que se trata de un empate técnico y respalda un nuevo conteo voto por voto.

Mientras los observadores internacionales, entre ellos el expresidente uruguayo José Mujica, afirman que no encontraron irregularidades, el CNE insiste en que el proceso fue transparente y han hecho un llamado a respetar los resultados.

Lasso pide la intervención de la OEA y afirma que a diferencia del actual proceso electoral, en el 2013, él no tuvo ningún problema en aceptar la derrota.

Todavía su partido no ha presentado una solicitud oficial para un recuento de votos. Si así lo hicieran….uno se pregunta …en un margen tan estrecho… ¿No sería pertinente contar de nuevo los votos …por paz y claridad?

Escrito por Glenda Umaña

3 de Abril, 2017